Volver
Boletín Nacional de A.P.S. - Marzo 2003

Debate en el Congreso de los Diputados
BLANCA GARCÍA OLMOS

¡Pasen y vean, señores! ¡Esto es el circo! El debate al que tuve la desesperación de asistir el pasado día 31 de octubre en el Congreso de los Diputados sobre la Ley de Calidad sembró toda suerte de dudas en mi persona acerca de la eficacia de dicha Cámara. ¡No tenían ni idea de lo que estaban hablando, y eso que eran los representantes de Educación de cada partido! Imagínense los que votan y no están en el ajo.

Voy a tener que realizar serios esfuerzos para describir la situación sin soltar tacos.
¡Pues no dice uno que los Claustros ya no van a elegir a los Directores! ¿Es que no saben que la LODE, Ley que promulgó el Gobierno socialista en el año 1985, le arrebató al Claustro esa competencia? Escuché también que la Religión va a ir inmersa en el horario escolar. ¿Es que no saben que ahora mismo, en virtud de la LOGSE, consensuada por todos los partidos de ¿izquierdas? en 1990, está dentro del horario escolar? Pues anda que la otra: dice que se crea la Sociedad, Cultura y Religión para obtener el aplauso de la Iglesia. ¿Pero qué se cree que se está dando ahora en vez de Religión? Y la última intervención de los opositores, y no porque tengan que hacer oposiciones, que si hubieran de examinarse no estarían allí (seguramente, por eso alguno defendió que se suprimieran los exámenes en los institutos) ya fue la repanocha: ¡que la OCDE le ha dado un tirón de orejas a la Ministra por los bajos niveles educativos! Pero cacho bolo, cómo no se lo va a dar, si gracias a la LOGSE los alumnos son unos ignorantes.

Eso sí, todos coincidieron en la verborrea demagógica, política y pedagógica. La de tochos que se han tenido que leer para no saber nada. Todos insistieron en la falta de consenso social. ¡Vaya por Dios! Y yo me pregunto ¿por qué en cuestiones de medicina, opinan los médicos? ¿por qué en cuestiones jurídicas, opinan los juristas? ¿por qué en cuestiones económicas, opinan los economistas? etc. etc., y, en cuestiones de enseñanza, opina todo quisque. ¿Qué pasa aquí? Los únicos profesionales a los que se les pasa por el arco del triunfo, con perdón, somos los profesores. Consenso ¿entre quiénes? Ahí tienen la LOGSE, mencionada en innúmeras ocasiones a lo largo de las exposiciones de los señores diputados como ejemplo de consenso. La vamos a tener que llamar "La bien consensuá" o "La consensuadísima", y miren Vds. el desastre educativo que ha provocado, precisamente por eso, tanto consenso y tanta oblea de pan ázimo en bote entre tantos sectores dio por resultado un fiasco.

Me indignaron muchas cosas, pero la que más fue la supuesta defensa de la enseñanza pública que hicieron todos los que se oponían a la Ley de Calidad. ¿Cómo tienen la desvergüenza de decir que apoyan la enseñanza pública aquellos que votaron sí a la LOGSE, la primera Ley de Educación española que instituyó la subvención total de la enseñanza privada desde los seis hasta los dieciseis años? ¿Cómo tienen la desfachatez de criticar la subvención de la enseñanza infantil privada, cuando en Comunidades Autónomas regidas por las, insisto, supuestas izquierdas, ya está subvencionada? Por ejemplo, en Aragón donde gobierna el PSOE. Hace falta tener la cara de cemento armado para que, esos sindicatos que han firmado en acuerdos con las Consejerías una mayor subvención de la privada, por ejemplo en Madrid, convoquen huelgas a favor de la enseñanza pública.

Los partidos nacionalisatas, claro, hicieron mucho hincapié en sus competencias. Se conoce que es su máxima preocupación. La educación del país les importa un rábano mientras ellos tengan competencias, es decir, puedan mandar en sus feudos. Hace falta ser zafio.

Lo que no sé es cómo la Ministra se atreve a ir sin armadura al Congreso. Habló una Diputada con tal violencia y agresividad que parecía que se la iba a tirar a la yugular de un momento a otro. ¡Qué espectáculo! Y se fue tan ufana y satisfecha a su escaño, después de decir unas cuantas majaderías, como que la Ley se olvida de los equipos evaluadores. ¿Es que no sabe que fue la LOGSE la que instituyó la promoción automática? ¿Y no sabe lo que significa? Que un alumno pasa de un curso a otro por imperativo legal, es decir, sin tener en cuenta para nada la opinión del equipo docente.

Mencionaron casi todos también la recreación del Cuerpo de Catedráticos de Instituto como algo retrógrado porque dividía a los profesores en dos. Suponiendo que tengan razón ¿por qué les pareció de perlas que se creara el Cuerpo de Catedráticos de Música y Artes escénicas en la LOGSE? ¿No era también dividir en dos a los profesores? ¡Cáspita! ¿Les parece bien que haya Catedráticos de Esgrima, como instituyó "La consensuadísima", pero no de Matemáticas?

Resultó verdaderamente frustrante constatar que los representantes del pueblo que deciden las leyes no saben de lo que hablan. Fueron tantas las insensateces que se escucharon que mencionar todas llevaría diez o doce páginas, así que voy a finalizar ya, pero no sin antes resaltar la pertinaz insistencia con la que repitieron que la educación tiene que compensar las desigualdes sociales. ¿Qué puede hacer la enseñanza por un chaval de catorce años cuyo padre es alcohólico, cuya madre trabaja todo el día para ganar cuatrocientos euros al mes, que tiene dos hermanos y que pasan calamidades? ¿Qué hace ahora la LOGSE por él? ¡Obligarle a calentar un asiento en un Instituto hasta los dieciséis años! Eso es todo.

¡Panda de hipócritas! Dedíquense sus señorías a erradicar las desigualdades sociales, que para eso están ahí, y déjense de pamplinas para canarios. ¡Caracoles!


Blanca García Olmos
Presidente Nacional de APS.