Volver
DIARIO DE TERUEL (30/10/2003)

Nunca más la promoción automática, y las pruebas extraordinarias... en septiembre.
H. SANMIGUEL y G. SÁNCHEZ

Recientemente se reunieron en Zaragoza los consejeros de Educación de varias comunidades gobernadas por el Partido socialista. Uno de los puntos a tratar era fijar la fecha de la prueba extraordinaria para los alumnos de E.S.O. que suspendan alguna asignatura en junio, fecha que la Ley de Calidad deja en manos de las Comunidades Autónomas.

Las Autonomías citadas acordaron proponer a sus respectivas comunidades educativas que estas pruebas fueran en junio porque, dicen, es la única fecha que garantiza la igualdad en la educación (?) y temen (?) que si se dejan las pruebas para septiembre los alumnos sean examinados por profesores que no les han dado clase durante el curso.

Las razones aportadas no pueden ser más endebles.¿Por qué este primer criterio nunca se ha tenido en cuenta para el bachillerato?.

Ya existían anteriormente las llamadas "pruebas de suficiencia en junio" y el entonces Gobierno socialista, con buen criterio, las suprimió por su inutilidad.¿Por qué quiere volver ahora a resucitar un experimento que fue un rotundo fracaso?. En dos meses se puede recuperar un suspenso, en una semana, rotundamente, no. Los profesores de Enseñanza Secundaria están de acuerdo en esto, por elementales razones pedagógicas.

El pasado día 21, en el Pleno de la Junta de Personal Docente de la E.P.N.U, la propuesta del sindicato A.P.S. apoyando la fecha de septiembre solo fue votada afirmativamente por CSI-CSIF, absteniéndose los demás sindicatos tras justificar su voto. Nosotros no lo entendemos.

La otra razón aportada es chocante porque aducen un problema creado por ellos mismos. Toda la vida los profesores interinos han examinado a los alumnos suspensos en septiembre. Recientemente se les ha recortado el contrato hasta el 31 de agosto, y el jefe del Departamento tiene que hacer y corregir los exámenes de unos alumnos que no conoce. La solución es prorrogarles los contratos hasta que puedan evaluar los exámenes en septiembre. El problema es económico, que las administración quiere ahorrarse diez días el sueldo de los interinos.

La última sinrazón consiste, contra el criterio de los docentes, en defender la promoción automática que imponía la LOGSE, auténtico cáncer de la enseñanza, que permitía pasar de curso con todas las asignaturas suspensas, con lo que se premiaba la holganza y la irresponsabilidad. Algunas clases, con chicos desmotivados, los llamados "objetores escolares", que ni trabajan en clase, ni, lo que es peor, dejan trabajar a los demás, se convierten en un auténtico guirigay y un tormento para la salud mental del profesor. El título de E.S.O. acaba siendo papel mojado, pues parece que hay que regalarlo para evitar el fracaso escolar, conseguir la "igualdad" y no "discriminar". Pero esto, ni les prepara para la vida real, ni para el mundo del trabajo, y crea grandes lagunas para el bachillerato. La solución es premiar el esfuerzo y la responsabilidad, y crear alternativas que puedan recuperar a los alumnos que no han podido o querido aprobar, entre otras darles una segunda oportunidad en septiembre, con tiempo suficiente para prepararse, evitando así repeticiones de curso innecesarias.


H.Sanmiguel y G. Sánchez
Profesores de Secundaria, miembros del comité de Teruel del sindicato Asociación de Profesores de Secundaria A.P.S. y de la Junta de Personal Docente de E.P.N.U.