Volver
HERALDO DE ARAGÓN (09/10/2003)

En septiembre, por favor
LUIS GÓMEZ

La Ley Orgánica de Calidad, que empieza a aplicarse este curso 2003-2004, establece que los alumnos de la E.S.O. que no superen, tras los exámenes ordinarios, tres o más asignaturas deberán repetir curso. Para evitar en la medida de lo posible la pérdida del mismo, la L.O.C.E. favorece la realización de unas pruebas extraordinarias, cuya ordenación corresponde fijar a las comunidades autónomas.

En Heraldo de Aragón del sábado 4 de octubre, la Consejería de Educación afirma que "seguramente", los exámenes extraordinarios que la L.O.C.E. exige serán en junio. Algo así nos temíamos los Profesores de Secundaria. Si Andalucía y otras comunidades gobernadas por los socialistas eligen junio, ¿alguien podía creer que nuestra D.G.A. iba a tener distinto criterio? Leemos en la misma noticia de Heraldo que los homólogos de nuestra consejera, de Andalucía, Asturias, Castilla-La Mancha, Extremadura - todos ellos del mismo partido político -, "acordaron proponer a sus respectivas comunidades educativas que las pruebas extraordinarias se celebren en junio".

A nosotros nos importan muy poco los enfrentamientos políticos y los intereses de partido. Y, todavía más, creemos que estorban cuando se trata de educación. Nos guía únicamente el interés de nuestros alumnos y el deseo de que se aborde con seriedad y rigor el hecho educativo. Por ello, y aunque representa una mayor carga de trabajo para los docentes, hay unanimidad entre el profesorado en la aceptación de las citadas pruebas, que ofrecen a los estudiantes esa segunda oportunidad tan deseada.

Pero los profesores creemos que esa ha de ser una oportunidad real, que permita a los alumnos recuperar con éxito las materias no aprobadas. Por ello, no entendemos la propuesta de nuestra Consejera y de sus homólogos. ¿Creen sinceramente que, tras nueve meses de curso, un estudiante que no ha superado las pruebas en junio lo hará fácilmente sólo unos pocos días más tarde, en ese mismo mes? No parece serio eso de que junio es "la única fecha que garantiza la igualdad en la educación". Por el contrario, esa es precisamente la fecha que impide la deseable recuperación de los alumnos.

Los Profesores de Instituto llevamos examinando a nuestros alumnos de Bachillerato muchos años. Todos los cursos, el 1 de septiembre, comienzan las pruebas extraordinarias; siempre las ha habido y siempre han sido en septiembre. Hay algunos alumnos que no aprueban entonces, pero otros sí; han tenido dos meses más para reflexionar, para mejorar su actitud ante la asignatura y para estudiar con método y sistema.

Y, no nos engañemos, todos - estudiantes, padres y profesores - sabemos que no puede conseguirse en unos pocos días lo que sí puede lograrse en dos meses. En junio no es posible aprobar lo que en el mismo mes se ha suspendido. Los exámenes no son una lotería en la que se prueba, a la semana siguiente, a ver si la suerte ha cambiado.

Pero, es que, además, ya ha existido un esclarecedor precedente. Los que tenemos alguna experiencia en educación recordaremos las llamadas "pruebas de suficiencia de junio". Como ahora pretenden determinados Consejeros de Educación, a alguien se le ocurrió que, contra toda lógica y razón, se podía obrar el "milagro pedagógico" de aprender en diez días lo que no se había conseguido antes. El esperado prodigio, claro, no se obró. Y así, la prueba de suficiencia entró en la lista de los grandes fracasos educativos, compartiendo lugar de privilegio con el llamado "calendario juliano". Hubo que trasladarla al mes de septiembre, pero ya nadie pudo reparar el perjuicio ocasionado a muchos alumnos.

Señora Consejera de Educación: en el artículo mencionado se manifiestan dispuestos al consenso. Si esas palabras son algo más que retórica para enmascarar una decisión ya tomada, valore la experiencia y opinión de los Profesores de Instituto, que llevamos años haciendo pruebas extraordinarias... siempre en septiembre. No resucite experimentos de antaño, rotundamente fracasados. Señora Consejera, evite repeticiones de curso innecesarias y conceda a nuestros estudiantes de E.S.O. la posibilidad - real y no ficticia- de recuperar en septiembre lo que en junio no ha sido ni puede ser posible.


Luis Gómez. A.P.S.- Asociación de Profesores de Secundaria - Aragón.