Volver
EL MUNDO (5/02/2002)

La clasista LOGSE
BLANCA GARCÍA OLMOS

No salgo de mi asombro al contemplar el lamentable espectáculo que están dando los pseudo-progres al oponerse frontalmente a los cambios que está introduciendo el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en la enseñanza. Son patentes las barbaridades que cometió en Educación un supuesto Gobierno "de izquierdas", que han traído como consecuencia el emburrecimiento notorio de los alumnos, la indisciplina en las aulas y la desmoralización de una gran parte del profesorado.

Digo que la LOGSE es una Ley dictatorial porque impone unos estudios y un título obligatorios a todos los ciudadanos, sin darles opción a elegir de acuerdo con sus intereses, sus capacidades y, por qué no, su voluntad. Y encima tienen el morrazo de llamar discriminación a la libre elección de los individuos. Para más inri, como no todos pueden terminar la ESO, los mandan a galeras, es decir, a la garantía social, especie de pozo sin fondo donde van los desahuciados de la enseñanza, que se encuentran en esa situación precisamente por esa coacción que han sufrido y porque se han visto forzados a estudiar algo que no querían. Y la Constitución lo dice bien claro: la Educación es un derecho. Habría que ver si convirtieran los derechos de los adultos en obligaciones, un suponer, que nos obligaran a votar ¿qué pasaría? Parece mentira que la ínclita Ley la hayan redactado psicólogos y pedagogos. ¿Es que no se dan cuenta de que justamente en la edad de rebeldía basta que les presenten el aprendizaje como una obligación para que se nieguen a estudiar? Se añaden la violencia y la indisciplina que se genera en las aulas por ese "totum revolutum" de los alumnos que quieren y los que no quieren estudiar, los que pueden y los que no. Cada dos por tres saltan a los periódicos noticias informando de agresiones a los profesores porque nos culpan de estar ahí recluidos a la fuerza, y somos nosotros los que tenemos que dar la cara.

Digo que la LOGSE es una Ley clasista, porque si han impuesto los mismos estudios obligatorios hasta los dieciséis años es porque entendían que los alumnos que se inclinaban hacia la Formación Profesional eran menos respetables que los que estudiaban el bachillerato.
Y no se les ocurre nada mejor que obligar a los chavales que quieren cursar la Formación Profesional de Grado medio a estar en posesión del Título de Graduado en Educación Secundaria, y a los que quieren estudiar la Superior, del Título de Bachiller, con lo que han cercenado el futuro a miles de jóvenes que no quieren, o no pueden, obtener esos títulos pero serían unos excelentes profesionales. Cualquier persona de mente abierta sabe perfectamente que no es ningún desdoro ser albañil o fontanero. Evidentemente no todos pueden ser ingenieros o médicos ¿y qué? Nunca se podrá conseguir la justicia social mediante la Educación, sino mediante una legislación laboral que impida los sueldos de miseria y las condiciones de trabajo infrahumanas. No deja de ser significativo que el mismo Gobierno que implantó la LOGSE inventara los contratos basura.

Digo que la LOGSE es retrógrada porque han bajado notoriamente los niveles académicos y la mayoría de los alumnos no sabe leer ni escribir correctamente a los dieciséis años. Ni a los dieciocho. La mayoría es incapaz de entender un texto literario a los dieciséis años. Y de las demás disciplinas, para qué hablar. En este sentido, poco nos falta para volver a la Edad Media, pues ya en tiempos de los Reyes Católicos todos los niños debían ir a la escuela y aprender, por lo menos, a leer y a escribir. Como dijo en un alarde de ingenio un Secretario de Estado de Educación de la década de los 80, que, por cierto, luego fue Ministro, "más vale que muchos aprendan poco a que pocos aprendan mucho". El absurdo razonamiento en el que se basan es que si queremos que todos estudien, capas socialmente desfavorecidas incluidas, hay que bajar los niveles. Se conoce que entienden que los pobres son tontos por naturaleza. Pero aunque eso fuera cierto, que no lo es, el argumento sigue siendo estúpido, porque de toda la vida el hijo del rico del pueblo ha estudiado, por bobo que fuera, y anda que no hay licenciados torpes. Para conseguirlo, han arrasado las asignaturas tradicionales de Ciencias y Humanidades, especialmente el Latín y el Griego, trocándolas por otras de pájaros y flores, eso sí, más modernas y fáciles, que no requieren esfuerzos mentales. Por añadidura, han inventado unas Matemáticas "sin colesterol" para que los pobrecitos niños no se traumen. Y resulta palmario que si a un alumno le enseñas a poner tornillos, sabrá poner tornillos, pero si le enseñas a razonar, sabrá no sólo poner tornillos, sino otras muchas cosas más. No quiero pensar que detrás de todo esto se esconda la perversa intención de moldear un pueblo de ignorantes dóciles, que no se plantee la actuación de sus gobernantes.

Digo que la LOGSE es demagógica porque han engañado al pueblo, le han hecho creer que esta Ley estaba encaminada a terminar con los problemas sociales y las desigualdades, cuando justamente no sólo no los han reducido, sino que los han incrementado. Ahora mismo, los hijos de las personas con poca formación tienen muchas menos posibilidades de culminar unos estudios superiores, porque con la enseñanza secundaria "light" que se les está ofreciendo, si en casa no se les completa de alguna forma, les resultará mucho más difícil.
No dependerá de la capacidad o la voluntad de los alumnos, sino de los recursos económicos y de la cultura de los padres. Amén de la desvergüenza que muestran los creadores de la LOGSE en relación con la Enseñanza Privada, al establecer la subvención de toda la enseñanza Primaria y la ESO en los centros privados, a costa de desatender los públicos. Y luego todos esos sindicatos que apoyan a ultranza la malhadada Ley tienen la desfachatez de crear una plataforma en defensa de la Enseñanza Pública. ¿Por qué no nos subvencionan a todos los ciudadanos la medicina privada o la vivienda, siendo como son, también, derechos constitucionales?

Digo que la LOGSE es fraudulenta porque engaña a padres y a alumnos con la promoción automática, pues al pasar de un curso a otro sin tener los conocimientos adecuados, al final se estrellan. Con la obtención del Título de graduado en Educación Secundaria sin aprobar todas las asignaturas, porque pasan al Bachillerato sin la formación necesaria. Por haber instituido un Bachillerato de dos años, el más corto de Europa, porque no los prepara para la Universidad. Con la chapuza de integración que establece porque no se puede atender debidamente a todos los alumnos discapacitados. Y los padres de la LOGSE han engañado a la sociedad entera con los datos tendenciosos que han facilitado durante años dando una imagen idílica de lo que era un fiasco.


Blanca García Olmos es presidenta nacional de la Asociación de Profesores de Secundaria (APS).